miércoles, 29 de agosto de 2012

Sardinas con espinacas

Ayer comí dos sardinas ( fritas con poco aceite) y espinacas hervidas. De postre: un melocotón. 
Las espinacas me gustaban mucho cuando era pequeña, ahora menos pero siempre he padecido de falta de hierro así que son muy necesarias. Una vez me acostumbre a comerlas semanalmente, intentaré introducir también las lentejas, que todavía me cuestan más.
El pescado también es mi asignatura pendiente, no porque no me guste sino porque económicamente me desestabiliza el presupuesto, cada vez me parece más caro. Voy comiendo lo que me puedo permitir.
Para la cena, opté por un pepino bien aliñado con aceite de oliva, vinagre de módena, sal y eneldo y un poco de salmón marinado. De postre: dos cucharadas de yogur griego con una cucharadita de mermelada de rosas y semillas de comino negro. No son virutas de chocolate! :) 
El comino negro es una especie ligeramente picante que tiene muchas propiedades digestivas, contra el colesterol y antireumáticas. Es un sabor peculiar, interesante, y que te hace salir de la monotonía de comer otra vez yogur.
Ayer tocaba pesarme, pero lo haré el viernes. Prefiero modificar el peso semanal a los viernes porque los fines de semana siempre son más libres y así los lunes resultan un poco frustrantes. 
Como no dejo de repetir, cada vez estoy más segura de querer llevar una alimentación saludable, independientemente de la pérdida de peso. Me angustia ver algunas actitudes enfermizas y desde aquí denuncio que no haya más control para estas personas que despliegan y difunden sus trucos para estar enfermos.
Tolerancia cero ante la anorexia y la bulímia. Son enfermedades y hay que combatirlas. 

4 comentarios:

  1. Yo también entré en el blog de una "de las nuevas", y prefíero no recibir visitas de este estilo. Es una pena. Igual que se controlan otras muchísimas cosas por la red, esto debería estar muy vigilado, y más tratándose de menores, que son la mayoría. En fin.

    Las espinacas hervidas son mú sosas, jamía.
    Un poquitito de ajito en una sartén, no es necesario ponerle aceite. Cuando el ajito está tostado, le tiras las espinacas bien escurridas y ya tienen otro aire.

    Las sardinas están muy bien de precio, y el pescado congelado también. Si miras el precio por peso, verás que en las carnes se paga el hueso a precio de chicha (las que llevan hueso, claro), y en el pescado limpio no.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es cuestión de ir haciendo malabares :)

      Eliminar
  2. Realmente las espinacas no tienen mucho hierro, más bien poquito!!!

    Fue un error en el estudio en los años 40. Colocaron la coma "corrida" y donde debía decir 4,1 Mg pusieron 41 Mg (el número exacto no lo tengo a mano, pero se puede encontrar)

    Lee este artículo: http://www.xatakaciencia.com/medicina/el-mito-de-la-comida-con-hierro-las-espinacas-y-las-lentejas

    También te puedes imprimir esta tabla de la Clínica Universidad de Navarra de alimentos ricos en hierro: http://www.cun.es/area-salud/salud/nutricion-salud/alimentos-ricos-hierro

    Parece que el cuerpo absorbe mejor el hierro si lo acompañas de algún producto ácido, así que unos berberechos (24 Mg / 100 gr) con un chorro de limón es un caballo ganador.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, qué interesante, Germán. Lo leo en cuanto tenga más tiempo. Un abrazo!

      Eliminar