domingo, 13 de enero de 2013

La escalera

No me gusta pensar en el proceso de adelgazamiento como en una larga escalera porque eso implica mucho esfuerzo, pero lo cierto es que, a menudo, lo concibo así: un camino, que cuando tropiezas y resbalas lo sueles hacer rodando varios escalones hacia abajo y la subida vuelve a convertirse en ese penoso esfuerzo del Sisifo con su piedra...en fin...que aquí estoy yo con mi figura preciosa. Todavía no notó demasiado la pérdida de estos 6 o 7 kgr. pero si noto cómo la alimentación está dejando de ser ese refugio o esa vía de escape a los problemas emocionales y cómo mi cuerpo tolera cada vez peor los excesos en grasas y dulces. A menudo "me pide" algo fresquito: mi pepino, mi piña, mi manzana...es extraordinario. Con todo esto no quiero decir que no siga teniendo mis ansiedades y tentaciones -el dulce, maldito dulce-, pero cada vez menos. 
Yo creo que el tema de la meditación y la visualización va más por ahí: conseguir que nuestra mente desee comer alimentos sanos, que ese mismo mecanismo fisiológico que se activa ante un pastel de chocolate (en mi caso) o ante un chuletón con patatas fritas para otros o ante una pizza con mucho queso para otros, vaya disminuyendo y se active más ante alimentos sanos. Uno de los ejercicios que intento hacer (Javi, esta explicación te la dedico) después de unos ejercicios de relajación con música adecuada es visualizar como si fuera en una pantalla de televisión dos alimentos: a la derecha, por ejemplo, un trozo de pastel de chocolate y a la izquierda, una manzana. Ambos alimentos son del mismo tamaño. Intento imaginármelos con todos sus detalles, textura, olor. Bien, entonces empieza el proceso de empequeñecimiento de la tarta de chocolate. Dejo que la imagen se empequeñezca hasta que desaparece. Después hago lo contrario con la manzana: la voy agrandando hasta que ocupa toda la pantalla. Entonces puedo ver mejor las gotitas de agua sobre su piel, que es roja y brillante y siento el olor dulzón que desprende. Imagino que la muerdo y es suave, dulce y un punto ácido, muy refrescante y así me la voy comiendo a pequeños bocados a medida que también visualizo mi cuerpo mucho más delgado, cada vez más estilizado. 
Bueno, evidentemente este ejercicio no sirve si luego nos zampamos un donut, pero yo casi me atrevería a garantizaros que si  lo practicáis veréis como en ese momento desearéis comer más la manzana que no la tarta. 
Para mí, el problema está en poder mantener ese estímulo cuando nos da el bajón o "el mono". Todavía tengo que practicar mucho más...Si os animáis a practicarlo también me gustaría que me contarais vuestras impresiones. Yo empezaría por el alimento que querráis substituir, sólo uno, y mantenéis la visualización al menos 15 días seguidos. Recordad que la constancia es fundamental. Ánimo a todos, sigamos subiendo (la escalera, que no el peso). Abrazos!

17 comentarios:

  1. Holaaa!!!Te he descubierto por el blog de Kel, yo también estoy a dieta (aunque un poco a mi manera) así que te acompañaré en este camino :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te he leído y me gustas. Bienvenida pues y ánimo!

      Eliminar
  2. Hola Matrioska,
    me gusta la comparación de la escalera con estar a dieta. Intentaré llevar a cabo estos ejercicios de meditación.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que tú lo necesitas menos que nosotros, tienes una gran fuerza de voluntad, te admiro!

      Eliminar
  3. Gracias Reina, lo pondré en práctica hoy mismo y ya te voy contando. Me será de gran ayuda. Voy a buscar algo de música relajante.
    Un abrazo de oso yogui

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mmmmmmmmmm, con este frío se agradece! :)

      Eliminar
  4. Algo parecido a lo que explicas, es lo que yo he hecho para ayudarme a mi misma con el tema de "mi maldita alimentación".

    visualizo pero un poco en otra dirección. Cuando estoy delante de algo que antes sí podía comer, recuerdo su sabor.. y me digo a mi misma: Ali, recuerda que una vez lo comistes, te gustó, pero ahora no debes o puedes acabar en urgencias, asi que busca la alternativa a este alimento, en tu nueva forma de comer.
    Claro, verme delantede una tarta, pizza, criquetas... ya no me produce ansiedad, porque sé que puedo acabar o con una reacción alérgica alimentaria o ayudando a la gastritis crócina que tengo.

    Si quieres perder eso, pasa olimpicamente de todo lo que puedas que lleve conservantes, colorantes, aditivos... "que puedas" nada enlatado( atún, champiñones...lo que son conservas), si tomas embutidos que sean lo más simples posibles. Intenga alimentarte cocinando simple, alimentos simples y de temporada. Que te tienes que tomar una tarta pues que no sea industrial, que tienes que comer fritos, pues igual naa de industriales...ya verás como pierdes peso. A mi me está pasando y no estoy comiendo productos ecológicos, ni cosas raras.

    venga guapa, a seguir visualizando. un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, a cada uno le funciona algo: yo como no tengo gastritis pues me resultaría difícil ese método. De todas formas, estoy completamente de acuerdo contigo y lo cierto es que nunca he llevado una alimentación muy insana en ese sentido, quiero decir que no he sido de comer productos elaborados o enlatados e industriales. No, no se tiene sobrepeso sólo por eso. Mi problema es el dulce y la inactividad y estoy intentando lo de la visualización como complemento a cambiar eso, como reactivo. A ver qué pasa...

      Eliminar
  5. Genial ejemplo,Matrioska, gran comparación. A mí subir escaleras tb se me hace cuesta arriba :) Yo las visualizaciones las hago de mí con menos peso, con el pelo negro (no me preguntes por què) y sexy de la muerte,pero no visualizo dulces ni tartas (me da q solo por el hecho de imaginarlos,ya subiría peso). En cualquier caso,intentarè hacer lo q tú,a ver si me funciona.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin ánimo de querer aleccionar a nadie, pienso que la visualización no tiene que ser una fantasía porque entonces tiene un efecto de evasión y no de cambio de un hábito. Leo en muchos blogs que much@s queréis ser otros. No me gusta esa idea. Me gusta más pensar que ya somos lo que deseamos y sólo tenemos que sacarlo a la luz. Ya eres sexy de la muerte, seguro. Un beso.

      Eliminar
  6. Lamento informarte que el "proceso de adelgazamiento" implica mucho esfuerzo. Y la diferencia física la comenzaras a sentir luego de bajar 10 kilos, a partir de ahi comenzaras a notar algo de diferencia.

    Surte!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carla, creo que depende de cada cuerpo. Yo más que el esfuerzo destaco la constancia y la capacidad para no perder el norte y hacer las cosas saludablemente. Un abrazo!

      Eliminar
  7. En estos momentos, mi compañero se está zampando un trozo de coca de azúcar que ha traído alguien a nuestro despacho.
    Mi parte la he envuelto para el desayuno de mañana (el de mi marido), y yo me estoy comiendo una rica, dulce, jugosa y deliciosa naranja...

    Visualizar es algo con muchísimo poder. A ello, pues.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final sí he comido coca, pero ná: dos trozos y medio repartidos en dos días... (dentro de mi cantidad de puntos).

      Pero esa naranja fue un triunfo, ja ja ja.

      Eliminar
  8. Qué bien que te esté funcionado la visualizacion!!!

    Creo que la escalera está muy transitada jejejeje

    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, como digo, todo pasa por mantenerlo en el tiempo con constancia e integrarlo como un hábito más. Veremos...Besos!

      Eliminar