viernes, 26 de abril de 2013

Medio kilo menos y dos recetas

Esta semana he perdido medio kilo. Estoy en 87,500kgr. Cada vez me voy acercando más a los 10 kgr. perdidos y me alegra que haya sido de esta manera, como siempre quise, y durante muchos años no tuve voluntad. También me gusta ver cómo a fuerza de experimentar entre fogones cada vez cocino mejor. Os dejo dos recetas destacables de esta semana, a ver si os gustan:
GARBANZOS CON ESPINACAS
En la foto no parecen muy apetecibles, pero sí lo eran. Os cuento: sofreí una cebolla, añadí una bolsa de espinacas previamente hervidos al vapor y unos 150 gramos de champiñones laminados. Añadí los garbanzos cocidos y mezclé bien. Condimenté con sal y cúrcuma (importante la cúrcuma para darle un sabor un poco exótico y diferente). Añadí un poco de caldo de verduras (muy poco) y dejé cocer hasta que se lo bebió.

CAZUELA DE POLLO A LA CERVEZA
Olvidé hacerle la foto y ya me había comido medio muslo. No suelo comer carne y el pollo cada vez me cuesta más (no sé, me parece muy artificial), pero lo cierto es que con esta receta he disfrutado. He macerado toda la mañana el pollo con cebolla rallada, sal, aceite y romero. He aprovechado esta cebolla para hacer el sofrito, le he añadido en crudo tres patatas troceadas a cuadros y dos zanahorias. Después he añadido el pollo y lo he cubierto todo con una lata de cerveza sin alcohol. He añadido dos hojas de laurel y sal y ha cocido a fuego lento hasta que "el caldo" se ha reducido a la mitad. Fácil, económico y bueno.

Feliz fin de semana a tod@s!

8 comentarios:

  1. He pensado: a ese muslo le falta algo... ja ja ja.

    Joé, qué riquísimas debían estar esas espinacas. Lo del pollo con sabor artificial se arregla comprando un pollito vivo y criándolo una en su casa, en la bañera o en el balcón. Pero claro, no resulta muy práctico. El pollo de corral en una tienda sale caro también.

    É lo que hay
    :-D

    Un besazo, guapa.

    ResponderEliminar
  2. Uy, que te quería felicitar por la pérdida de peso, qué guai.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, sí, me lo había zampado...bueno, como pollo una vez cada 15 días o cada tres semanas o sea que tampoco pasa nada...ja, ja, de repente me he imaginado como Lina Morgan con la gallina paseando por casa...me pega, me pega...sólo que después no me lo podría comer :)

      Eliminar
    2. No te puedes comer nada que tenga nombre ni que te haya mirado a los ojos.

      Yo, si algún día tengo que matar algún bicho, me voy a poner enferma. Si llego a vivir en la posguerra se me hubieran quitado las manías (frase abuelil donde las haya), pero claro, soy del baby boom...

      :-)))

      Eliminar
  3. Qué riquísimo se ve! Y qué bonito saber que los kilos van abajo, lento pero seguro. Felicidades!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa sigue siendo la idea, Alejandra. Gracias!

      Eliminar
  4. Creo que voy a intentar la primera :P ¿La cúrcuma de dónde la saco por cierto? Porque ya veo la cara de la cajera del súper tras preguntarle, jiji.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cúrcuma no es nada difícil de encontrar, Dani, ahora ya no, de hecho creo que en el Mercadona hay. Si no, pues el curry también lleva y aunque el sabor varía un poco es muy parecido. Si no, en cualquier tienda de hierbas y especias.

      Eliminar