sábado, 16 de febrero de 2013

Resumiendo...

1. Peso semanal: 89,400kgr: una pérdida de 100gramos.

2. Pérdida acumulada desde agosto, es decir después de 6 meses: 7 kgr con 200 gramos.

3. Objetivos: El óbjetivo principal es el cambio de hábitos alimenticios y de estilo de vida. El objetivo secundario es la pérdida de peso, por supuesto, pero nunca a través de una dieta insana o falsa, me explico: desde que tengo el blog y he podido "viajar" por estos espacios, he podido corroborar muchos enfoques distintos a la hora de perder peso. Hay personas con graves transtornos alimenticios que tienen una percepción enfermiza de la alimentación; hay otras personas que tienen una clara dependencia hacia la comida y una distorsión sobre su verdadero sentido y la usan para refugiarse de problemas emocionales o de vida o, contrariamente, piensan que perdiendo peso su vida será ideal; hay personas que adelgazan sanamente a un ritmo elevado y que, posiblemente, volverán al sobrepeso porque su sacrificio no ha ido acompañado de un cambio de hábitos; también hay personas que lo hacen genial, que tienen una alimentación sana y realizan deporte y otras prácticas saludables. Sea como sea, lo más importante pienso que es que cada uno vaya a su ritmo y con honestidad y ese baremo lo marca exclusivamente cada uno. Cuando digo que no quiero dietas insanas, me refiero a estas dietas que van eliminando nutrientes basándose en teorías que yo no digo que sean falsas pero que, a la larga, pueden ser muy perjudiciales. Y os lo digo porque lo he padecido. Si alguien decide eliminar x alimento de su ingesta sólo durante el tiempo que hace la dieta, cuando vuelva a comer ese alimento engordará irremediablemente y si decide entonces no volverlo a incorporar en su dieta terminará teniendo problemas de salud, carencias nutricionales de algún tipo. Eso, para mí, son las dietas insanas y/o falsas. Por supuesto, todo el mundo es libre de hacer lo que quiera, pero otra cosa es pretender aleccionar a nadie a la ligera. Yo abogo por dietas personalizadas a las que se llega a través de la experimentación con el propio cuerpo, siempre de manera saludable y consciente y abogo por una pérdida de peso paulatina, controlada. Tal vez para mucho esto sea un spring, unas ganas locas de que cuando llegue el verano se tenga un cuerpo perfecto. Yo no busco eso. Yo quiero desterrar unos hábitos alimenticios y de vida, que tienen un peso brutal en mi consciente y mi inconsciente -tanto peso como que es mi estilo de vida desde hace más de 30 años- e introducir otras pautas sanas, las consecuencias de las cuales me van a llevar a una pérdida de peso, que por supuesto, necesito.

4. Función del blog: la función principal es el registro por escrito de esta nueva vida. ¿Por qué? porque se necesita un refuerzo, unas muletas, un espejo, un diario, llamadle cómo queráis para hacer este cambio. Es un espacio abierto porque pienso que cualquier acto en la vida tiene que ser generoso y comunicativo, generoso en cuanto a compartir con los demás algo si puede servir a otro de ayuda y viceversa, recibir consejos de los demás para enriquecer la visión de las cosas, conocer otros caminos y probar otras experiencias, UNICA y EXCLUSIVAMENTE si nuestra capacidad de reflexión nos lleva a eso. A mí me da absolutamente igual que alguien me diga "tienes que hacer tal" si yo pienso, reflexiono, analizo y llego a la conclusión que no tengo que hacerlo. Agradezco mucho las visitas, los comentarios, me gusta visitar los otros espacios, animar a quien desfallece, apoyar a quien tiene éxito, criticar lo que me parece incorrecto y viceversa, pero todo eso es accesorio. Para mí el blog es, sobre todo, un espacio de registro personal. No pretendo socializar, no pretendo que me digan "lo que quiero escuchar", básicamente porque tengo una idea bien clara de mis objetivos y de mi manera de conseguirlos. Me parece bastante arriesgado que alguien juzgue eso y que lo haga desde su propio concepto de éxito y fracaso. Quiero decir que si yo digo "esta semana ha ido regular, mi menú ha sido x" no me estoy lamentando, simplemente estoy informando, constatando una realidad que me va a servir a mí misma para algo, en este caso para darme cuenta que cenar vegetal crudo no es eficaz para la pérdida de peso porque pongo demasiado aceite. ¿Conclusión? intentaré tomar la verdura cocida por la noche. He experimentado por mi misma algo, lo he aprendido y lo he integrado. Para mí, ese es el proceso adecuado, porque si leo un libro que me dice no comas crudo por la noche o me lo dice alguien puedo hacerlo caso o no, pero fácilmente abandonaré esa creencia porque no la habré experimentado ni integrado realmente. El tema de la comunicación y generosidad pasa por tener una mente muy abierta y por entender que la verdad absoluta no existe y que las etiquetas que ponemos a las cosas las ponemos a partir de nuestra criterio subjetivo y que, sabiendo eso, sólo queda practicar el respeto. Por tanto, amores, yo he decidido que mi proceso sea éste y yo asumo las consecuencias y yo decido si es un éxito o un fracaso. El tema de poner la pérdida de peso es algo puramente funcional porque es más fácil "medir" los resultados a través del peso que no a través de nuevos hábitos adquiridos. Si yo escribo "he conseguido reducir a la mitad la ingesta de lácteos" posiblemente no queda tan definido como decir "he perdido casi 8 kgr, ¿me explico?

5. Valoración: para mí este proceso está resultando un éxito porque:
- He reducido a la mitad la ingesta de lácteos
- He redudido considerablemente la ingesta de hidratos
- He reducido la ingesta de azúcares
- He aumentado la ingesta de frutas y verduras
- He semicontrolado la ansiedad puntual y el refugiarme en la comida cuando hay un problema emocional
- He perdido 7 kgr con 200 gramos
Pero todavía necesito mejorar mucho porque:
- Quiero reducir todavía más la ingesta de lácteos
- Quiero aumentar la bebida de infusiones y líquidos en general
- Quiero controlar mejor el consumo de azúcar
- Quiero hacer más ejercicio
- Quiero integrar totalmente todos esos nuevos hábitos de vida y, en consecuencia, perder paulatinamente al menos 10 kgr. más, primera fase. Si además logro perder lo suficiente para llegar a los 70kgr pues mucho mejor, siempre y cuando eso sea saludable para mí.

Bueno, pues después de este testamento de hoy que pretendo contestar a los comentarios del post anterior, sigo el camino con alegría y determinación, asumiendo las flaquezas y los tropezones, reafirmándome en lo que aprendo y en mis decisiones, cambiando lo que tenga que cambiar siempre y cuando sea saludable y os mando un abrazo y un besazo! Feliz camino!

18 comentarios:

  1. Soy atea pero... AMÉN.
    Me encanta que tengas un enfoque tan sano y realista ante la pérdida de peso y la salud en general.
    Las verdades absolutas no existen y no se puede hacer caso y seguir todas las cosas que se nos propongan, especialmente cuando conllevan eliminar alimentos esenciales o darse a la carrera.
    Tu post anterior, sus comentarios y este post me han hecho reflexionar mucho sobre el tema y sobre mis propias experiencias hasta llegar a donde estoy hoy. A través de la autoexperimentación probé de todo y nada sirvió.
    Hoy día estoy más sana, más fuerte y casi casi en mi objetivo visual y de salud (el peso es totalmente prescindible para mi).
    Sigue por el buen camino, porque lo que estás haciendo, al ser un cambio de hábitos, durará para siempre :) Todo lo que necesitas mejorar es fácil de cambiar y con paciencia perderás esos 10 kilos, los que haga falta y todos los centímetros que quieras. Sólo tú puedes ponerte límites.
    Sigue así, de verdad que me alegra mucho leer puntos de vista tan buenos y (para mi) acertados, sin lamentos, sin excusas y con la mente tan clara y abierta.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos de acuerdo pues, muy bien, ya verás como al final me convences y me convierto en una adicta al deporte :) Gracias, guapa. Un besazo!

      Eliminar
  2. ¡Qué bonito escribes!
    Yo he pasado por dos procesos de pérdida de peso y como bien dices lo más importante son la mejora de hábitos.
    Y es importante experimentar, como dicen: a veces es bueno que nuestro cuerpo sea nuestro laboratorio. Eso sí, siempre usando el sentido común.
    Un abrazo y todo el éxito del mundo para que cada paso que des te acerque a tu meta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias y bienvenida! Ahora me acerco a tu blog...

      Eliminar
  3. Hola Matrioska, basicamente estoy de acuerdo contigo en todo. Se ve que tienes las cosas claras y los objetivos que te has marcado son casi los míos, por eso me siento superidentificada con este blog. Y por supuesto, es normal que te de absolutamente igual lo que te comentemos, aunque también puedo ver que te afecta bastante.

    Pero no me puedo callar: cuando dijiste que ibas a hacer cenas "ligeras crudiveganas" ("todos los días una hortaliza cruda diferente"), de verdad, me esperaba otra cosa. ¿queso gouda, queso fresco, aceitunas, yogures, atún, salmón? Y dictaminas que el fracaso se debe al aceite. No te enfades, pero es que me hace mogollón de gracia.

    Me gustaría mucho conocerte y pasar una tarde charlando contigo, seguro que nos entenderíamos bien, pero así hay muchos malos entendidos y paso de seguir, aunque te diría mucho más..

    Mucha suerte de corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mari, yo en ningún momento he dicho que me dé absolutamente igual lo que me digáis. ¿Por qué lo has interpretado así? como muy bien dices, si fuera así simplemente ni comentaría nada sobre el tema o tendría los comentarios moderados, etc...
      Respecto a tu opinión sobre mis cenas ligeras escrito cómo lo has hecho es manipular la realidad porque estamos hablando de cinco cenas distintas. Evidentemente yo no voy a comer sólo una hortaliza, eso lo hacen las personas enfermas. Lo que quería decir es que la base sería una hortaliza sin ningún tipo de hidrato y poca proteína. ¿A ti te parece que una persona adulta con un ritmo de vida intenso (aunque no haga ejercicio) tiene que cenar algo menos que un pepino aliñado con aceite con una loncha de queso gouda y un yogur? Si es así, creo que estás enferma. Si no es así, explícamelo. ¿Qué es para ti una cena saludable y poco calórica?

      Eliminar
    2. Matrioska, si supieras el apetito que he tenido siempre... Y también soy bastante adicta al dulce, como tú.
      Pero con los años mi metabolismo fue cambiando, comiendo lo mismo iba engordando y tampoco me gustaba verme gorda, o sea que poco a poco tuve que cambiar mis hábitos. Soy una persona estudiosa y me he dejé aconsejar por una dietista reconocida, aunque ahora ya hace años que voy por libre, informándome y experimentando. Te diré lo que cenaría yo basándome en tu esquema un día normal entre semana, el fin de semana metería algo más seguro:
      - VIERNES: quitaría las aceitunas y elegiría entre el queso y el yogur. Para terminar, un cortadito o infusión con stevia (edulcorante natural). Y tan contenta, de verdad.
      - SABADO: lo mismo, elegir entre el queso y el yogur, y algúna tacita caliente para terminar, o un plátano.
      - DOMINGO: tal cual, con tacita.
      - LUNES: tal cual, con tacita.
      - MARTES: sin yogur, con tacita.

      Claro, estamos con el esquema "crudité", pero también podría ser un revueltillo de un huevo con ajos frescos o champis (hago montañas de champis y me encantan), media berenjena al horno con tomate y una sabanita de queso gratinada, un plato (no muy grande) de aquellos guisantes con potón que hiciste... Según cantidad y composición metería un yogur o un plátano.

      Nada de enferma, te lo aseguro. Y el fin de semana, la cosa cambiaría bastante.

      Besossssss

      Eliminar
    3. Bueno, pues tanta polémica para concluir que el único problema estaba en unir en una misma comida queso y yogur. Posiblemente tienes razón, me gustan demasiado los lácteos. Intentaré arreglar eso, aunque el yogur diario nadie me lo quita. Las palabras escritas pueden ser, a menudo, fuente de malentendidos.

      Eliminar
  4. Hola!! La verdad es que siempre es bueno hacer un balance después de cierto tiempo de que iniciamos las cosas!!

    Me gustó tu entrada, y me gusta que este siendo un éxito el que tu hagas todo esto!!

    Muchas felicidades! Un abrazo nena!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, voy paso a paso, para mí tiene valor. Un abrazo

      Eliminar
  5. Ahora si que he entendido tu planteamiento perfectamente curiosamente llega al mismo objetivo que el mio aunque difiero en algunos aspectos en cuanto a la dieta. Yo en lo personal me disculpo que mi intencion no era juzgar sino se me ocurrio la absurda y tonta idea de aconsejar cuando nadie lo pidio claro esta pensando que ayudaba y no que molestaba. De cualqier forma hay muchos caminos para llegar a un mismo lugar, perdiendo 1 kilo al mes o perdiendo 1 por semana (dichosas las qe pueden) que es igual de sano y se obtienen resultados sin rebote pero claro tambien la voluntad de cada quien es distinta y sobre todo el cuerpo de cada quien. De todos modos la ciencia hoy dice una cosa sobre dietetica y mañana dice otra pero el que no falla es el cuerpo que nos dice que si le cae bien y que no le agrada. Dejando a un lado el debate que me parece que es donde mas se aprende de este tipo de entradas n todos los aspectos, como te sentaron las verduras crudas por la noche?, q igual comer verduras crudas a la hr que sea siemppre es un buen habito. Pero en lo prsonal yo intente hacerlo una vez como prueba y me di cuenta q no me hacia digestion y pasaba mala noche, incluso me inflamaba asi que opte por cambiar mi cenaa proteina y verdura cocida , almendras y un cafe. Atte mismo anonimo de entrada anterior

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo, yo admito consejos, por supuesto que sí, pero siempre desde el respeto. Entiendo que es fácil ver las cosas desde la óptica de cada uno y también entiendo que en el lenguaje escrito se pierden muchos matices como el tono que pueden llevar a malentendidos. De todas formas, dejar claros mis objetivos y motivaciones no es ninguna bronca a nadie, sino un simple posicionamiento y quien quiera entender que entienda.
      La verdura cruda por la noche a mí no me ha sentado mal, tal vez porque esté más acostumbrada, pero el tema del aceite tengo que revisarlo, he pensado en comprarme un dispensador en spray. De todas formas, esta semana intentaré experimentar con la verdura cocida, a ver qué tal...
      Gracias por la visita. Un abrazo.

      Eliminar
  6. LO QUE IMPORTA ES QUE SI TU ERES FELIZ CON TUS 100GR PERDIDOS EL RESTO TAMBIEN LO ESTAMOS. FELICIDADES Y GRACIAS POR EXPLICARTE TAN BIEN SOBRE DE QUE TRATA EL BLOG. SIGUE PONIENDO FOTOS Y ESO. SIENTO SI EN ALGUN MOMENTO TE DIJE QUE NO ESTABA MUY DEACUERDO CON LO QUE COMIAS Y ESO PERO PENSABA QUE QUERIAS PERDER PESO, NADA MAS. LAS TORTUGAS TAMBIEN LLEGAN A SU META AUNQUE SEA DESPACITO. ÁNIMO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay ningún problema en que estés en desacuerdo conmigo. Simplemente pienso que hay que respetar y tener cuidado en la manera de decir las cosas.
      A veces las tortugas incluso llegan antes: ¿conoces la fábula de la tortuga y la liebre? :)

      Eliminar
  7. SIIII JEJEJE, LA LIEBRE SE QUE QUEDÓ DORMIDA Y LA TORTUGA FUE MUY LISTA ;-) GRACIAS POR EL POST NUEVO.FELIZ LUNES, UN ABRAZOOOO

    ResponderEliminar
  8. Caramba, menudas entradas me he estado perdiendo...

    Estoy de acuerdo con que por escrito suelen darse más malentendidos que cara a cara. A veces, una expresión corporal o facial suavizan una afirmación tajante. Lo que pasa es que creo que somos mayores y al final, por escrito o como sea, las cosas se aclaran y todo el mundo contento y feliz, como ha pasado aquí.

    Me ha gustado la declaración de intenciones y de ideas que has hecho, Matrioska. Cuando he visto un escrito tan largo, me he preparado un té (ey, un hábito que he conseguido consolidar :-) y he disfrutado de la lectura tranquilamente.

    Pienso que lo de adelgazar es algo secundario, que estaría muy bien que pasara, pero siempre con unas condiciones que tienes muy claras. Desde el primer momento lo has dicho: querías cambiar de hábitos y llevar una vida saludable.

    Poco a poco lo estás consiguiendo. Lo del ejercicio tal vez te cuesta un poco, pero también hay que tener en cuenta que llevas una vida activa y que cuando te pones a caminar, se te termina la tierra, chica... ja ja ja. Para otras personas, eso ya sería hacer ejercicio habitualmente (tengo un vecino que se pasa la vida del sofá al trabajo, y del trabajo al sofá, a veces pasa por el bar). Tan tan tan mal con el ejercicio no lo estás haciendo. Tú te conoces y tal vez sabes que podrías hacer más, pero bueno, como se trata de ir sumando cositas poco a poco... pues ya le llegará el turno.

    Lo del aceite: va bien un spray, pero yo lo voy a mezclar con un poco de agua, para que se reparta mejor. El vinagre pulverizado queda estupendo, pero el aceite, al ser más viscoso, los primeros días me iba bien, pero al final acaba saliendo en chorrito, no pulverizado (una hoja chorreando aceite y el resto ná de ná). Si lo mezclo con un poco de agua (o zumo de limón, creo haber leído por ahí arriba), seguramente no pasará más.

    Y sobre el azúcar: como el azúcar está tan manipulado químicamente, y el azúcar moreno viene a ser medio timo como la harina integral (ya sabes, lo pusimos en algunos blogs), al final creo que es mejor la miel. Yo me pongo sacarina en el café con leche, me he acostumbrado, pero en el café solo no la soporto. Seguiré poniéndome azúcar. Menos, pero azúcar.

    Un abrazote, me ha encantado tu entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al releer no sé si ha quedado claro:
      Lo de preferir la miel me refiero para repostería y yogures, no para los cafés (azúcar) o cafés con leche (sacarina).

      Eliminar
  9. Todo clarisísimo, reguapa, y gracias por el apoyo. En realidad, no pasa nada, ya lo hemos dicho, está bien que haya posturas divergentes y está bien saber qué hacemos cada uno y porque lo hacemos. Digamos que la polémica me ha servido para reafirmarme y animarme :) Besos!

    ResponderEliminar